lunes, 7 de diciembre de 2009

¿Qué talla le busco?

El otro día escuché a una chica en una emisora de radio, contar su “venganza” hacia una tienda de ropa.
Ésta contaba como, hace un tiempo, entró en una tienda de ropa y, al preguntar por las tallas a la dependienta, ésta le dijo: lo siento, aquí no tenemos tallas para ti.
Entiendo perfectamente como se pudo sentir… porque yo también he escuchado esto en alguna ocasión.
Continuaba su historia diciendo que, pasado un tiempo, tras el cual, había perdido bastante peso, volvió a entrar en la misma tienda, con un montón de bolsas de ropa, adquirida en otros comercios. Curioseaba las prendas cuando se le aproximó la misma dependienta y, al preguntarle si buscaba algo en especial, ésta le respondió: No, toda esta ropa es horrorosa. Y con las mismas se marchó dejando a la dependienta estupefacta y sin tiempo a reaccionar.

Vamos a ver, señores y señoras diseñadores y empresas dedicadas a la confección de prendas de ropa femenina:
Una talla 42, tendrá que ser del mismo tamaño en todos los lugares.
Una talla XL, NUNCA puede ser equivalente a una talla 42.
Por si no se han enterado, XL significa EXTRA LARGE, o sea, extra grande.
¿En serio piensan que una mujer con una talla 42 es una mujer extra grade?
Entonces ¿las de las talla 50?... casi prefiero no saber la respuesta…

La verdad es que, a mí, como a muchas otras personas, esto nos parece un despropósito.

Así pasa claro… con esto de que talle cada fabricante como le venga en gana… una tiene un ropero con tres tallas diferentes. Vamos, que cuando vas a comprarte un pantalón y te preguntan la talla, parece que fueses a comprar uno para ti… y otro para todos tus compañeros, como en el escondite.
Y hay que entrar en el probador, que eres lo más parecido a un mantero… tres prendas del mismo modelo, y diferente talla. Tres camisas, tres pantalones, tres faldas, tres camisetas… Claro, como solo puedes meter 5 prendas… te pasas la tarde entrando en el probador, sal, deja las prendas, coge otras 5, ponte otra vez en la cola (por que comprar no compraremos, pero… que bien se pasa la tarde haciendo cola en un probador…)… total, al final, para ponerte de mala leche y no llevarte nada.
Y todo depende del espejo que te toque.
Hay alguno por ahí… que casi te dan ganas de decir a la dependienta: Me llevo la falda, esta blusa y… el espejo ¿no me lo podré llevar también? Es que ¡me veo estupenda!.
Y otros que después de probarte ese conjunto que al cogerlo has pensando: Bueno, con esto puesto voy a estar rompedora… y vamos que si lo estás, hija, una vez te has puesto el modelito, es mirarte en el espejo y darte ganas de romperlo...
En fin, espero que alguien, algún día, se haga eco de esta sugerencia. Casi es una súplica.
Ya sabemos que estamos fabulosas, independientemente de la talla que usemos. Aunque haya gente que esté empeñada en hacernos creer que, si no usamos una talla inferior a la 40, no tenemos derecho a sentirnos atractivas…
Pero, simplemente por agilizar el trámite, a la hora de salir a comprar algo de ropa, sepamos contestar a esa pregunta tan sencilla de: ¿Qué talla le busco?


Esther

7 comentarios:

  1. Esther, por gracia o desgracia lo es... yo que he conseguido meterme en una 42 ( ando morada.. jajajjaa ) en una L de, por ejemplo, Zara... parezco una morcilla de Burgos... así que se ve que si, que si llevas una 42 eres Extra Grande... un día de estos me compreo una 36 y me la calzo de turbante!!!
    Besotes guapísima

    ResponderEliminar
  2. Una tarde fui de compras con mi hija. Estando ella en el probador vi unos pantalones que a lo mejor le podrian gustar y se me ocurre preguntar a la dependienta: este lo teneis de la talla 38?
    Su respuesta: en eso no entras!!!!!
    La miré con mi cara de "mejor no te digo lo que pienso" y le contesté: no tenía pensado meterme.
    ¿De verdad le importaba si entraba o no? ¿Y si mi capricho era comprarme un pantalón 3 tallas más pequeño para ponerlo de adorno en mi pared?¿o si era para un regalo?¿o para la reventa?
    Hoy he vuelto de compras, yo sola y, como siempre que paso por delante de la puerta de esa tienda dije en voz alta: ahi no entro.
    Que bueno que todavia queda gente profesional, que te asesora con las tallas, que te dice lo que te podria sentar bien o no, que en definitiva sabe vender.
    Por cierto, en otra tienda de la misma cadena compré un patalón de la talla 40 y quepo, jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Vaya, me viene como anillo al dedo este tema, porque me he pasado dos dias de absoluto caos comercial.
    Me probé , creo, todos los pantalones vaqueros existentes en las tres tiendas que visité, y después de una comedura de tarro increible, me llevé uno de la talla 38, que me venia ajustadita pero como los vaqueros tienen lo que tienen; que al lavarlos algunos se ensanchan (no se por qué pero me ha pasado con el último que me compré), pues ya no me fio y me llevé la 38.
    Yo era antes de usar la 36/38, pero ahora como engorde un poco ya no me aclaro, porque a veces una 38 no me entra, una 40 me viene ancha de cintura, y la 39 aun no existe!!! Que agobio ir de tiendas!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Yo me autodefino, como una mujer de estilo renacentista, pero sin llegar a musa de Botero

    ResponderEliminar
  6. Jajajja! Pues mira, en España lo he pasado mejor que en Argentina con el tema de las compritas. En Argentina llegas a una tienda y te atiende una modelo con una delgadez tremenda y uno que va con sus michelines a cuestas...ya saben. Pero en fin, para que veais la diferencia una talla 38 en España equivale a una 40 aquí, o sea que saquen sus conclusiones. Por eso prefiero España, entro de 10 en una 36/38!

    ResponderEliminar
  7. Antes que nada, GRACIAS por este blog!
    Nada más comentarte mi anécdota....no es que sea una sílfide precisamente, ando por la 44-46, tengo 28 años y me gusta ir a la moda...este combo parece imposible en España, ya nisiquiera tiendas como H&M (tienda donde SOLÍA comprar mis pantalones) han cambiado el tallaje, ya no entro en la talla que antes SI entraba (y no, no he engordado, más bien al revés)...y de Levi`s ya ni hablamos! solo entro en los de chico y ya ni eso!...

    Total que estas navidades me fui a USA y aprovechando las rebajas me metí en una tienda de H&M y el tallaje era igual de horrendo que aquí....SIN EMBARGO, para mi estupor, entré en una tienda de Levi's y después de mis más y mis menos con un vendedor/maniquí/famélico que me daba largas al preguntarle si tenían de mi talla (16), cogí un par y me metí al probador y.... dios! como un guante!!! entalladitos, de pitillo, ESTUPENDOS Y MARAVILLOSOS!!!...total que al salir del probador vi a otro vendedor, un chavalín con muy buena planta y nada famélico y con una sonrisa de oreja a oreja me dirigí a él y le pregunté si me podía ayudar, obviamente accedió y en ese momento (mientras el famélico ponía la oreja) le dije "vale, pues quiero saber de cuántos colores tienes este modelo y si hay de mi talla me llevo uno de cada"...la cara del mozo fue genial, me trató (obviamente) genial e incluso me regaló un gorro monísimo...encima ahorré una barbaridad!!!....Lo mejor de todo, la cara del otro cuando el chavalín me cobró (230$ por 7 pares!!!)y le dejé una propina. Por cierto, allí se llevan comisión por venta ;-)
    Un abrazo tremendo

    ResponderEliminar