jueves, 15 de enero de 2015

...volver a empezar.

Como aquella película de Garci.
Aquella con la que conseguimos estrenar la vitrina española de los Oscar.

Volver a empezar... Con lo poco que cuesta pronunciar la frase, y lo que nos cuesta llevarlo a cabo.

En mi defensa diré, que duermo poco, y no es fácil concentrarse con tres criaturas de 10 años, que hacen lo posible para que en casa no reine el silencio... No sea que alguien piense que la casa está abandonada, e intenten ocuparla, o algo...

...y tenía que volver.
Me sentía en deuda con cada uno de los que sigue ahí. Cada uno de los que, en algún momento, habéis respondido a un mensaje, habéis pulsado el "me gusta", o, simplemente, os habéis tomado la molestia de leer algo de lo que he escrito.
Sobre todo, me sentía ,en cierto modo, "obligada" a recuperar la costumbre de desearos un buen día, recordaros la importancia de sonreir, e incluso, recordarme a mí misma, que pase lo que pase, cada mañana vuelve a salir el Sol.
Porque el Sol siempre está ahí. SIEMPRE.

Pues yo voy a intentar volver a empezar. Aunque no sea un "empezar", sino un "continuar" con aquello que dejé de hacer.
Debo decir, que vuelvo con más heridas, algunas curadas, otras aún abiertas ( y alguna que quizá no se cure jamás), pero vuelvo, porque aquí me di cuenta de lo mucho que me gusta sentir, que alguien al otro lado de la pantalla, se siente un poco mejor después de leer alguna de mis publicaciones.
Porque es una sensación indescriptible, que gente que no te conoce de nada, te escriba agradeciéndote que les ayudes a ver los colores de cada día. 
Y soy yo quien os debe tanto...

En fin, que en este "volver a empezar", lo primero que quiero hacer es pedir disculpas por haber estado "desaparecida", y daros las gracias por dejarme volver.

GRACIAS

...ahora voy a intentar sofocar una pequeña rebelión infantil, en el salón de casa...

Feliz día a todos!
...y un millón de besos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario